EL DEPORTE

 

EL FRONTÓN, LA SOKATIRA, SEGALARIS, FÚTBOL

El deporte  

Este pueblo sin el trabajo no es nada.

Había que hacer de lo rutinario una competición para ir más lejos en el corte de la hierba, en el levantamiento de la piedra, en el lanzamiento de algo

El trabajo se supera a sí mismo hasta convertirse en fiesta.

El fútbol que vino de Bilbao permitió a estos mozos quitarse los pantalones para correr.

Nos queda el frontón, la bolera… y una soga tensada por los más corpulentos.